Estudio muestra que compañías de América Latina reducen los tiempos de entrega y costos con implementación de Metodologías Ágiles
Martes, 14 mayo, 2019

IDC (International Data Corporation), principal firma de inteligencia de mercado a nivel global especializada en los sectores de TI, telecom y comunicaciones, llevó a cabo a solicitud de everis, junto a sus clientes, el estudio “everis Agile: Estudio de la Agilidad en América Latina”, que ayuda a evaluar la evolución de la transformación digital en la región. “Hace dos años y a solicitud de everis, llevamos a cabo este estudio para identificar en qué etapa se encuentran las empresas latinoamericanas con relación a la adopción de metodologías ágiles, los retos para lograr una mayor adhesión y los principales beneficios obtenidos por las empresas usuarias de dichas metodologías”, dice Waldemar Schuster, Gerente de Investigación y Consultoría de IDC.

En el 2018, el estudio señaló que la transformación digital se encuentra en las etapas de madurez repetible (67%) y gestionada (18%), considerando como prioridades mejorar las habilidades digitales para ampliar la automatización y la adopción del Internet de las Cosas y de la Inteligencia Artificial, entre otras tecnologías. Los objetivos de la transformación digital de las compañías que están en la etapa de madurez repetible están alineados a una estrategia de corto plazo, con iniciativas que contemplan productos y experiencias digitales. Las compañías que se encuentran en la etapa de madurez gestionada son más dinámicas en cuanto al uso de nuevas tecnologías y modelos de negocio para influenciar mercados y crear nuevos negocios.

“Nuestro estudio mostró una evolución positiva para los negocios de la región al comprobar que la mayoría de las compañías (85%) se encuentra en etapas intermedias de implementación de estas metodologías, que son fundamentales para su transformación y para asegurar mejores resultados estratégicos y operativos, así como una mayor innovación y competitividad”, explica Nelson Wilson, nuestro Head of IT Solutions & Services Business Unit en Américas.  

Sin embargo, un 10% de las empresas latinoamericanas aún está en el modelo ocasional, es decir, las empresas conocen la necesidad de desarrollar estrategias de negocios perfeccionadas digitalmente para sus clientes, pero la ejecución se hace de manera aislada, y un 5% está en la etapa ad hoc, con iniciativas separadas de la estrategia empresarial y de las experiencias de los clientes.

“Lamentablemente, ninguna compañía latina es, de hecho, madura, siendo efectivamente disruptiva, con tecnologías y modelos de negocio digitales, capaces de propiciar un ecosistema de innovación constante y de conquista de nuevos mercados. Sin embargo, creo que la realidad cambiará en pocos años, y everis hará lo posible para ayudar en esta evolución”, señala Wilson. everis cuenta con una amplia experiencia en el ámbito de la agilidad, está integrada por personas de diferentes nacionalidades y colabora en la formación de equipos, capacitaciones, ejecución de metodologías ágiles y transformaciones organizacionales. Con esta finalidad en mente, en el 2016 se creó el Centro de Excelencia Ágil para América Latina, que satisface las necesidades de sus clientes estratégicos y que tiene como principal objetivo las compañías de los sectores de telecomunicaciones, banca, industria, energía, salud y gobierno.

El ejecutivo de IDC destaca que otro aspecto positivo del estudio fue que el 38% de las compañías ya implementó proyectos ágiles y una cultura DevOps (Desarrollo y Operaciones), y de estas compañías, el 58% empezó a ver una reducción de los tiempos de entrega del código de producción de los softwares de 1 a 4 semanas, y de recuperación, de 1 a 6 horas. Es decir, con las metodologías ágiles las compañías mejoraron sus procesos y están logrando lanzar productos al mercado de manera más rápida, gracias al compromiso de los equipos cada vez más multidisciplinarios y enfocados.

“También se identificaron menores índices de falla, lo cual está en sintonía con las acciones implementadas para medir el éxito de los proyectos en desarrollo, con base en la capacidad de respuesta a los clientes internos y externos, así como un seguimiento en plazos más cortos, algo fundamental para la transformación empresarial”, agrega Schuster. Según el estudio, otro beneficio adicional constatado fue una reducción del 10% al 60% de los costos en un 42,5% de las compañías.

Cuando se habla de los impactos esperados de los proyectos ágiles en los negocios, el estudio identificó que entre 80% y 85% de las empresas consideran esencial la reducción del tiempo de introducción de nuevos productos y servicios al mercado, el perfeccionamiento de la experiencia del consumidor y la mejora de la respuesta a los requerimientos de los negocios –lo que el estudio mostró viene siendo obtenido por las empresas adeptas a las metodologías. Por otra parte, los principales retos para la implementación son la persistente resistencia de las personas al cambio y los equipos reducidos que, para complicar más la situación, tienen poca experiencia en la adopción de estas metodologías”, declara Schuster.

“Por esta razón, en este momento, es imprescindible que las empresas construyan un ecosistema multidisciplinario, integrando socios, proveedores y clientes, en una relación de confianza y sinérgica, con el objetivo de alcanzar el nivel de madurez de disrupción tan anhelado. Todo esto, teniendo como premisa la valorización de los negocios y de las personas”, aclara Wilson.

La muestra del estudio incluyó a los líderes de empresas de gran impacto económico en América Latina, con más de 2 mil empleados, de los más variados sectores, tales como finanzas, telecomunicaciones, seguros, distribución, mayoristas, manufactura discreta y de procesos, gobierno, salud, entre otros. Los países contemplados fueron Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México y Perú.

Gestión de equipos ágiles

Adicionalmente, la investigación con los clientes de everis comprobó la necesidad de un diálogo más constante y directo entre el CEO o el Digital Lead y las áreas estratégicas y operativas sobre cómo contratar servicios de outsourcing de agilidad, que son muy diferentes a los modelos tradicionales. “Como la mayoría de las compañías está motivada a ser ágil y a transformarse para crear nuevos productos, servicios o canales de distribución, es fundamental que el CEO se preocupe e invierta en la mejora de las habilidades digitales y en una mejor gestión de su talento humano para que una cultura empresarial ágil sea viable”, alerta el consultor de IDC.

Por ello, las metodologías ágiles vienen provocando un cambio significativo en la gestión de talentos, a través de mejores posibilidades de formación y desarrollo profesional, viables a través de mejores técnicas de capacitación y evaluación del desempeño, así como también a través de la integración entre los miembros de los equipos técnicos y de negocios. “Esto porque para poner en práctica la agilidad, es necesario tener no solo conocimiento y cualificación, sino un verdadero cambio cultural que trabaje con los valores de la agilidad y una estructura eficiente, integrada y colaborativa en toda la empresa, que debe estar necesariamente apoyada por los altos directivos”, refuerza Wilson. Sin embargo, según el estudio, hay mucho por hacer, ya que un 32% de las empresas entrevistadas aún usa procesos tradicionales para contratar, con ciclos de revisión desajustados con relación al progreso exigido, y un 67% tiene en toda su organización menos de 10 equipos aptos para la implementación de metodologías ágiles.

Asignación de presupuesto de TI vs. Agilidad

El estudio contempló la distribución presupuestaria de las empresas latinoamericanas para la implementación de metodologías ágiles y confirmó que, el año pasado, un 58% de ellas destinó más de US$20 millones a la Tecnología de la Información (TI) y más de un 65% invirtió más de US$1 millón en proyectos de agilidad. Sin embargo, un 42% de estas empresas aún no asigna parte de sus recursos para la definición de los equipos de agilidad.

Entre las empresas que desarrollaron proyectos ágiles, solo un 18% logró aplicar recursos directos en sus equipos de agilidad. De estas empresas, un 30% optó por hacerlo en el modelo de gastos OPEX (Operational Expenditure), cuyo costo operativo es menor y se ajusta más fácilmente a las oscilantes necesidades del negocio y de la infraestructura tecnológica. Las demás (70%) siguen el modelo CAPEX (Capital Expenditure), porque entienden que las metodologías ágiles están asociadas al desarrollo de nuevos productos o funcionalidades.

Este es un avance interesante teniendo en cuenta que solo un 21% de las empresas tenía un presupuesto anual para mantener equipos de agilidad en el 2017 y que no existía un presupuesto independiente para equipos de agilidad en un 35% de ellas, además un 29% de los gastos, en este sentido, eran destinados a algunos proyectos específicos.

Lee el estudio completo en http://bit.ly/everisEstudioAgilePrensa