Sondeo de everis evalúo el efecto del teletrabajo durante el estallido social
Martes, 10 marzo, 2020

El análisis realizado abarcó preguntas diferenciadas para directores y también para colaboradores de empresas en Chile para visualizar la realidad de ambas aristas.

everis, consultora multinacional, realizó un sondeo para evaluar el efecto real del teletrabajo en la productividad de las empresas durante el estallido social. Para este efecto se realizaron preguntas distintas, tanto para jefaturas como colaboradores de empresas en Chile, para revelar cuáles eran las percepciones de los diferentes grupos en relación con el teletrabajo.

Según el análisis, casi el 90% tanto de las jefaturas como de los colaboradores consideró que la productividad de la compañía al menos se mantuvo durante la implementación del teletrabajo. Sin embargo, menos de la mitad de los encuestados declaró tener una herramienta formal que le permita medir la productividad, basando su juicio en percepciones.

Asimismo, los resultados señalaron que las experiencias positivas con el teletrabajo llevaron a que 4 de cada 10 empresas entrevistadas implementaran esta forma de trabajo de manera habitual, mientras que otras 4 de cada 10 evalúan implementarlo.

Uno de los principales aspectos valorados por los trabajadores fue la administración del tiempo, lo que les permite destinar más tiempo a gestiones personales y compartir con sus familiares. También apreciaron el incremento en seguridad y la disminución del estrés al evitar los traslados por la ciudad. De la misma forma, los colaboradores reconocieron un beneficio económico al ahorrar en movilización y servicios que ellos mismos podrían atender al estar en su hogar.

“Este análisis nos permite dar una primera aproximación en torno al debate de la factibilidad de la implementación del teletrabajo en el país y determinar cuáles son los principales desafíos tecnológicos para su correcta implementación y masificación”, indicó Mauricio Ríos, CEO de everis Chile.

Desafíos por resolver

El sondeo recogió también que las jefaturas, en general, están dispuestas a realizar teletrabajo, pues consideran que se dan las condiciones para cumplir los objetivos de las compañías. Sin embargo, los colaboradores no están 100% de acuerdo, pues creen que podrían terminar trabajando más horas de las que están en las oficinas.

Asimismo, casi el 100% de los trabajadores reconoció tener en su hogar las facilidades para realizar el teletrabajo y el 87% declaró contar con las herramientas tecnológicas necesarias para habilitarlo, no obstante, el 45% indicó que no le gustaría que se implementara de manera permanente, dado que aún persisten problemas, principalmente relacionados con la fluidez de las comunicaciones interpersonales, que actualmente implican pérdidas de tiempo, falta de supervisión y roces laborales. A lo que se suman dificultades tecnológicas para acceder a documentos y respaldos de manera remota, y de señal para acceder correctamente a las salas de reuniones virtuales. “Podemos revisar que la imposibilidad de teletrabajo no está asociada a la facilidad de tecnología a la que tienen acceso los trabajadores, sino más bien a un cambio cultural y de las metodologías o costumbres en las compañías”, recalcó Ríos.

Otra de las preocupaciones son la pérdida del contacto social y la disipación de los límites laborales al no respetar los horarios de trabajo. Dado esto, los interesados aspiran a una periodicidad flexible que les permita complementar de mejor forma su vida laboral y personal, lo que se traduce en una mejor calidad de vida, repercutiendo en un mayor compromiso de los colaboradores con las empresas donde trabajan.

Puedes revisar el sondeo completo aquí