La fundación everis lanza la tercera edición de su programa de mentoría para disminuir la brecha de género
Martes, 19 diciembre, 2017

La fundación everis ha puesto en marcha la tercera edición de su programa de mentoría (“PÚLSAR”) para chicas adolescentes que trabaja por la reducción de la brecha de género. Así, gracias a la generosidad de mujeres referentes en diferentes campos, las chicas son capaces de descubrir y potenciar su talento para continuar su itinerario formativo. 

 

En esta tercera edición se ha incrementado el número de participantes respecto al año anterior, interviniendo en colegios de Madrid, Barcelona y, por primera vez, de Santiago de Compostela. Además, se está llevando a cabo la expansión del programa a países de Latinoamérica donde everis tiene presencia; como Brasil (donde ya se ha realizado la primera edición), así como México y Perú (que lanzarán la iniciativa en 2018). A día de hoy, casi un centenar de chicas forman parte del Programa.

 

Este año, como novedad, la fundación everis ha impartido charlas motivacionales en los centros educativos a cerca de 1.000 estudiantes (chicos y chicas) de 4º ESO y 1º de Bachillerato, para transmitirles la importancia de la autoestima en la adolescencia y concienciarles de la existencia de la brecha de género en la sociedad. 

 

Metodología innovadora para el desarrollo del talento

 

La metodología de esta iniciativa está basada en el “learning by doing” (“aprender haciendo”), y el método de trabajo está orientado a la curiosidad, la exploración, el descubrimiento, la interacción y creación de los contenidos, así como la reflexión y conexión de estos aprendizajes con su día a día.

Cada adolescente tiene asignada una mentora individual para trabajar y explorar sus habilidades, conocer oportunidades profesionales y poner el foco en su talento a través de distintas sesiones a lo largo del curso escolar. 

 

Karla Alarcón, directora de la fundación everis, apunta que “es fundamental que los padres y las instituciones educativas avancen juntos para conseguir la igualdad de oportunidades y también es necesario que las chicas sean capaces de descubrir su propio talento. Para ello, creemos importante acercarlas a mujeres referentes que las impulsen en su crecimiento personal y, por tanto, profesional, a través de su propia experiencia”. 

 

Por su parte, una de las adolescentes participantes en la segunda edición, bajo las siglas C. L., señala: “El programa PÚLSAR ha reforzado mi autoconfianza y me ha ayudado a aclarar mis ideas con respecto a qué quiero dedicarme en el futuro. Además, he aprendido que las mujeres también valemos mucho, que podemos llegar a ser lo que queramos”. Por otro lado, apunta que “es importante que este programa se fomente porque ayuda a las chicas a crecer, a mejorar y a reforzar la propia autoconfianza; es algo que necesitamos y que muchas veces no sabemos cómo conseguirlo”.

 

¿Por qué esta iniciativa? Estereotipos de género y baja autoestima

 

El informe PISA (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte: PISA en FOCUS Nº49. ¿Qué subyace bajo la desigualdad de género en educación?) indica que las chicas obtienen peores resultados en matemáticas y ciencias debido a la falta de confianza en sí mismas y señala además que no se ven preparadas para el mundo laboral un 10% más de chicas que de chicos.

 

Paralelamente, la publicación de la UNESCO Descifrar las claves: la educación de las niñas y las mujeres en ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas, que profundiza en los obstáculos para la participación de las chicas en las STEM (disciplinas académicas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas), apunta cómo los estereotipos de género que definen estas disciplinas como dominios masculinos afectan negativamente al interés de las chicas por estos estudios.

 

Como consecuencia, la brecha de género en este ámbito es profunda: solo el 35% de los estudiantes que están cursando carreras en este ámbito son mujeres.