Inestabilidad, personalización y nueva ruta fashtech, vectores de transformación del sector de la moda
Lunes, 02 diciembre, 2019

everis, junto con Modaes.es, ha presentado el informe Global Fashion Drivers 2019 que evidencia cómo la industria internacional de la moda ha adoptado nuevos drivers de desarrollo para afrontar los importantes desafíos del sector y, ante un entorno aún más desafiante, abandona algunas palancas de crecimiento para adoptar otras. Por cuarto año consecutivo, el informe Global Fashion Drivers, elaborado por Modaes.es y que cuenta con el patrocinio de everis, muestra el fuerte dinamismo en la industria global de la moda, un sector en el que la velocidad de los cambios se iguala a la de la generación de nuevas colecciones.

Para ello, el informe analiza de nuevo las decisiones adoptadas en el último ejercicio cerrado por cien de las empresas más significativas del negocio de la moda a escala global e identifica los patrones más repetidos en estas decisiones estratégicas.

Respecto al entorno en el que opera la moda, un sector con un claro componente internacional, la guerra comercial entre Estados Unidos y China afecta de forma particularmente relevante a las empresas. En este sentido, seis de cada diez compañías aluden a la incertidumbre para referirse a la situación del comercio internacional, mientras que se mantiene la estrategia conservadora en las políticas de expansión de las empresas y una clara preeminencia de los mercados maduros.

Los gigantes del sector de la moda y su expansión internacional

Por ejemplo, sólo un 4% de los gigantes del sector puso en marcha en el último ejercicio una filial en el extranjero y, a pesar de las oportunidades en los mercados emergentes, el 47% centró su expansión en mercados maduros. China es la excepción: la desaceleración económica y la guerra comercial que tiene como protagonista al país asiático no impidieron que en 2018 el 40% de las empresas del sector apostara por China en su estrategia de expansión internacional. 

Si de puertas para afuera la guerra comercial preocupa, puertas para adentro las empresas continúan impulsando cambios para continuar seduciendo al consumidor. La personalización es, en este sentido, un claro motor de transformación del sector y una apuesta de buena parte de sus principales actores.

Estrategias de cliente: clave para el crecimiento empresarial

En 2018, la mitad de las empresas globales de la industria de la moda contaba ya con un club de fidelización, cuyo potencial ha crecido de forma exponencial gracias al impacto de las nuevas tecnologías y el teléfono móvil. Asimismo, se mantiene en el 14% la implantación de la figura del chief client officer, un puesto idóneo para el abordaje de algunos de los restos actuales de las empresas del sector. Por ejemplo, el 51% de las principales compañías de moda y lujo del mundo han reorientado su estrategia de cliente para seducir a nuevos públicos, en concreto, a las nuevas generaciones, millennials y Z, cuya irrupción en el mercado de consumo ha modificado por completo las reglas establecidas. Otro 43% de los gigantes del sector tiene en marcha herramientas de personalización en su servicio al cliente.

Otro de los drivers recogidos en el informe lleva por título Hoja de ruta del fashtech: después del Rfid, ¿qué? En este sentido, después de que cuatro de cada diez compañías ya hayan implantado la tecnología Rfid, se abordan netos como el Internet de las Cosas. Por el momento, una de cada tres empresas ya ha instalado dispositivos conectados en sus tiendas. Ahora bien, a pesar del creciente interés por las nuevas tecnologías, sólo el 10% de los gigantes del sector incorporó realidad virtual y sólo el 5% nuevos métodos de pago.

Otra tendencia en torno a la innovación y la tecnología es la entrada en el capital de empresas tecnológicas. En 2018, el 9% de los grandes grupos del sector realizó ya al menos una operación de este tipo para acelerar en I+D.

En cuanto a innovación, cerca de una décima parte de las grandes empresas del sector ha comprado una start up para reforzarse en innovación. Algunos de estos gigantes de la moda y el lujo crearon sus propias incubadoras de start ups para avanzar en innovación reduciendo riesgos.

David Ubide, socio responsable de retail de everis en Europa, apunta que el sector “no sólo sigue enfrentándose a los mismos retos de los últimos años, como el empoderamiento del consumidor, una excesiva oferta, o la gestión de la famosa multicanalidad, sino que también se enfrenta a nuevas exigencias por parte del mercado, como unas operaciones más flexibles a la par que sostenibles”. “No olvidemos que, en este entorno tan cambiante, no sobrevivirán los más fuertes (ya hemos visto caer a gigantes en el pasado) sino los que mejor y más rápidamente se adapten a los nuevos contexto”, agrega.

Por su parte, Pilar Riaño, directora de Modaes.es, reflexiona sobre los ritmos de los cambios en la industria de la moda. A su juicio, el informe demuestra que, “como industria, la moda es capaz de encarar una y otra vez su necesaria transformación, tomando rumbos cada vez diferentes con la misma agilidad con la que se lanza al mercado una nueva colección”.